Ex satanista afirma que se convirtió al Cristianismo después de ser llevado al Infierno

El ex satanista John Ramírez, estuvo mas de 35 años adorando al diablo, practicando la brujería y adentrándose más en el mundo oculto junto a familiares, pero gracias a Dios, hace 22 años decidió seguir a Jesucristo.

0
234

El ex satanista John Ramírez, estuvo mas de 35 años adorando al diablo, practicando la brujería y adentrándose más en el mundo oculto junto a familiares, pero gracias a Dios, hace 22 años decidió seguir a Jesucristo.

Actualmente, Ramírez es evangelista, jamás podrá olvidar esa noche que cambió su vida para siempre. Dios lo hizo visitar el infierno a través de un sueño.

El ex satanista testifico en una entrevista que recuerda estar sentado en un tren que iba muy rápido: “Había muchas personas en el tren y podía ver el terror del miedo en ellos, pero no podía ver sus caras. Sabían que iban a alguna parte y sabían que no volverían”.

El tren en el que viajaba a alta velocidad se fue directo al infierno. Momento en donde Ramírez reconoció a personas del ocultismo que aún vivían en la tierra, y Dios dijo que no se arrepintió en vida.

Según las personas que vieron su transformación, Ramírez tuvo una transformación similar a la del apóstol Pablo. Hoy en día, es un evangelista de Cristo y busca ganar almas y liberar a aquellos que están siendo oprimidos por el diablo por el poder del Espíritu Santo.

ARTÍCULO DE INTERÉS:“Me arrepiento de haber sido ateo, estaba siendo rebelde con Dios”, dice Brad Pitt

Además, es autor de varios libros, por ejemplo “Out of the Devil’s Cauldron: A Journey from Darkness to Light” y otro que saldrá el próximo mes titulado: “Conquista tu liberación: cómo vivir una vida en total libertad”.

ÚNETE A NUESTRO GRUPO DE TELEGRAM PARA MANETER INFORMADA A LA COMUNIDAD CRISTIANA EVANGELICA.

El ministerio del Evangelista John Ramirez comentó a The Christian Post que contienen diversos programas, libros y cursos sobre guerra espiritual. Para él, su misión es mostrar a las personas la cruz de Cristo y ayudarlas a pelear la buena batalla de la fe.