Multimillonario judío acepta a Jesús y encuentra paz y nueva vida: “Dios me habló”

Un hombre adinerado de origen judío entregó su vida a Jesús en medio de la desesperación de haberlo perdido todo.

0
2964

Un hombre adinerado de origen judío entregó su vida a Jesús en medio de la desesperación de haberlo perdido todo. Esta nueva etapa en su vida le trajo paz a su corazón y un cambio de vida que le permitió continuar hacia adelante.

Steve Olin, vivió muchos años en Nueva York, respetando todas las celebraciones judías. Luego que concluyo sus estudios en la Universidad de St. John con una beca completa, Steve ingresó al mundo de los negocios y comenzó a tener una carrera exitosa. “Dios me abrió todas las puertas”, afirmo a Israel Media Ministries.

Luego de ocho años de haberse recibido en sus estudios, Steve tuvo éxito en su carrera, ganando millones de dólares. Su esposa e hijo tuvieron una buena vida, hasta que Steve sufrió ataques de pánico.

Frente a este acontecimiento, Steve no tuvo ningún efecto en la terapia y la medicación, y tomo una mala decisión que arruino su vida por completo.

“Empecé a ir a fiestas. Empecé a andar con mujeres. Yo era un adúltero. Dejé de trabajar y comencé a consumirme en adicciones”, confiesa.

Durante 10 años de adicción, Olin perdió todo su dinero. Hasta que una madrugada lloró en el suelo y clamó a Dios, preguntándose por qué lo habían abandonado. “Estaba culpando a Dios por mi caída, como lo hacemos todos. No estaba asumiendo la responsabilidad. Mientras le gritaba a Dios y lloraba, en mi corazón supe que era mi culpa”.

Frente a este acontecimiento el Señor respondió: “Dios me habló, no de manera audible, sino en mi mente, como un rayo. Dijo: ‘Hijo mío, he perdido a muchos de mis hijos a manos de Satanás. Y estás de camino al infierno. Así que me estoy revelando a ustedes como Dios el Padre. Y mi hijo es Yeshua HaMashiach, el Jesús judío’”, relató.

Steve aceptó a Jesús como su personal salvador esa misma noche: “Me acosté esa noche y, por primera vez en 10 años, dormí como un bebé. Aunque no podría pagar el alquiler en dos semanas y me quedaría sin hogar”.

No obstante, el paso de fe de Steve tuvo un cambio rotundo: “Dios es tan misericordioso y lleno de amor, gracia y bondad que, después de entregarle mi vida, sin esperar nada más que tratar de sobrevivir, dos días antes de quedarme sin hogar, un hombre me llamó de la nada”, relató.

ÚNETE A NUESTRO GRUPO DE TELEGRAM PARA MANETER INFORMADA A LA COMUNIDAD CRISTIANA EVANGELICA.

El hombre le ofreció un contrato multimillonario en la industria del acero, donde su reputación no se vio empañada. “De casi un vagabundo, Dios chasqueó los dedos y yo estaba trepando de nuevo”, dijo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here