Pastor dona riñón a integrante: “Dios me escogió para salvar la vida de alguien”

Estados Unidos.- Un pastor estadounidense donó un riñón a un miembro de su iglesia y le salvó la vida.

0
292

Estados Unidos.- Un pastor estadounidense donó un riñón a un miembro de su iglesia y le salvó la vida.

También de pastorear a Jack Abbott, el líder de la Iglesia Bautista Summit en Acworth, James Slick, también ha sido su amigo cercano y compañero de fórmula durante más de 20 años.

En enero de 2021, los riñones de Jack fallaron después de enfermarse fuertemente.

Pronto, su función renal se redujo a solo un 5% y estaba en hemodiálisis cada dos días.

“Me contagié de de un virus fuerte y estuve muy cerca de no sobrevivir. Luego me sometí a diálisis durante siete meses, cuatro horas de tratamiento en una silla mientras una máquina hacía lo que mis riñones ya no podían hacer”, dijo Jack a The Christian Post.

– Ad –

El cristiano tuvo que hacer fila para un trasplante de riñón . El pastor James dijo que cuando se enteró de la situación de su amigo, pensó: “‘¿Qué quiere Dios que haga para ayudar a mi compañero de carrera y congregación?’

“Si no hubiera recibido un riñón, su pronóstico a largo plazo sería sombrío. Cuando me di cuenta de que teníamos el mismo tipo de sangre, supe que ser donante era exactamente lo que Dios quería que hiciera”, afirmo James.

Jack ya estaba enfrentando problemas renales y el virus empeoró su condición, llevándolo a la UCI por una semana.

“A mediados del verano, almorcé con mi pastor, James Slick. Y en una conversación, dijo: ‘Tengo dos riñones. Te daré uno de los míos'”, testificó Jack.

La generosidad fortaleció la fe

Reveló que la generosidad de su pastor terminó por fortalecer su fe. “Fui cristiano desde el primer día y mis padres me enviaron a la iglesia cuando era niño. Y desde que tu acto de bondad salvó mi vida, mi fe se ha expandido. Mi vida ha cambiado para siempre”, declaró.

ÚNETE A NUESTRO GRUPO DE TELEGRAM PARA MANETER INFORMADA A LA COMUNIDAD CRISTIANA EVANGELICA.

Jack señaló que, según los médicos, sin un trasplante, llegaría un momento en que la hemodiálisis ya no ayudaría y sus riñones dejarían de funcionar.

“James Slick y yo estamos realmente conectados más allá de las palabras. Estamos naturalmente conectados ahora, y ambos sentimos esa conexión, y estoy seguro de que la conexión estará allí por el resto de nuestras vidas”, reflexionó.

Y el pastor James concluyó: “Creo que el resultado más significativo de ser parte de esto es que Dios me eligió para salvar la vida de alguien”.

Fuente: Guiame