Letitia Wright agradece a Dios por su sanación asombrosa tras accidente en Wakanda Forever

Letitia Wright, conocida por su interpretación de la princesa Shuri en Black Panther (Pantera Negra), expresó su agradecimiento a Dios.

0
432

Letitia Wright, conocida por su interpretación de la princesa Shuri en Black Panther (Pantera Negra), expresó su agradecimiento a Dios después de haberse recuperado por completo de una lesión sufrida durante la filmación de Wakanda Forever. La actriz, quien es cristiana, compartió en sus redes sociales su asombro por la sanación divina.

Hace un año, Wright fue hospitalizada debido a una grave fractura en el hombro tras una caída en el set de la película. En el primer aniversario de ese incidente, la actriz alabó la fidelidad de Dios en su vida.

En su historia de Instagram, acompañada de una imagen promocional de la próxima película de Marvel, escribió: “La sanación de Dios es realmente asombrosa”. Wright es conocida por hablar abiertamente sobre su fe cristiana y compartir pasajes bíblicos, especialmente durante momentos de prueba. Enfatizó su confianza en Dios y citó Isaías 54:17, mientras continúa enfocada en su proceso de curación.

Agradeció las oraciones de sus seguidores y expresó sus deseos de amor, paz y alegría divina para todos ellos.

Wright, quien se espera que tenga un papel destacado en “Wakanda Forever”, ha sido siempre transparente acerca de su fe, utilizando su plataforma como celebridad para compartir su relación con Cristo sin vergüenza.

En una entrevista en 2018, explicó: “Todo el mundo tiene algo en lo que cree sinceramente. En mi caso, es el amor de Dios… Así que eso es lo que voy a hacer”. Además, en 2016, la actriz fundó su propia productora llamada 3.16 Productions, en referencia a Juan 3:16 de la Biblia.

ÚNETE A NUESTRO GRUPO DE TELEGRAM PARA MANETER INFORMADA A LA COMUNIDAD CRISTIANA EVANGELICA.

Wright se siente llamada a difundir el amor de Dios a través de su trabajo y dondequiera que vaya. Reconoce que las almas de las personas están sedientas y que su propia alma fue rescatada por Dios. Por lo tanto, considera que no puede guardar esa experiencia solo para sí misma y siente la responsabilidad de compartirla con los demás.