Ateos terminan comprobando la resurrección de Jesús tras intentar negarla con la ciencia

El investigador J Warner Wallace y el escritor Josh McDowell intentaron usar la ciencia para refutar a resurrección de Jesús, pero la evidencia lo convenció de que realmente sucedió. "Así como Cristo resucitó de entre los muertos, yo también lo haré", dijo Josh.

0
894

El investigador J Warner Wallace y el escritor Josh McDowell intentaron usar la ciencia para refutar a resurrección de Jesús, pero la evidencia lo convenció de que realmente sucedió. “Así como Cristo resucitó de entre los muertos, yo también lo haré”, dijo Josh.

Tratando de negar que la resurrección de Jesús ocurrió a través de la ciencia, dos ateos convencidos terminaron descubriendo la veracidad de la victoria de Cristo sobre la muerte y se hicieron cristianos.

Warner Wallace, un detective ateo, y Josh McDowell, un escritor que se volvió incrédulo en su juventud, hablaron sobre la evidencia de resurrección que encontraron en sus estudios, durante la conferencia “La verdad para una nueva generación” en los Estados Unidos.

Famoso por resolver viejos casos de asesinatos a sangre fría, Wallace dijo que quería investigar una de las teorías que refutan la resurrección de Jesús con sus habilidades de detective. La teoría sostiene que Cristo no murió en la cruz, sino que apenas estaba vivo y luego revivió.

– Ad –

Mientras realizaba su investigación, Wallace encontró en el pasaje del Evangelio de Juan, que dice que del cuerpo de Jesús salió sangre y agua, prueba de que Él realmente murió y no estaba inconsciente o fingiendo su muerte.

“Se ha acumulado agua en sus pulmones. Ahora, si eso sucede, si perforas esa cavidad, verás una separación de sangre y agua”, dijo en una entrevista con CBN News.

Según el ex ateo, este detalle registrado por el apóstol Juan es muy significativo para probar la muerte de Cristo en la cruz. “Era tan inteligente que incluyó un hecho biológico poco conocido que nadie descubriría durante 1800 años o simplemente informaría de lo que vio”, señaló Wallace.

“Y como resultado, tenemos una gran cantidad de ciencia oculta que confirma que Jesús realmente murió de un paro cardíaco y estaba muerto en el momento en que bajaron el cuerpo de la cruz”, subrayó.

Josh McDowell, por su parte , quiso probar que la evidencia de la resurrección de Jesús era débil, pero terminó encontrando la verdad del Evangelio y escribiendo el libro “Evidence Demanding a Verdict”, un clásico de la apologética cristiana.

El escritor descubrió evidencia de que Jesús estaba realmente muerto cuando fue enterrado en la tumba . “Había 50 kilos de envoltura de especias aromáticas y una mescla consistente de cemento alrededor de su cuerpo, envueltas firmemente en tres telas de lino separadas, que pesaban alrededor de 53 kilos. Cristo estaba envuelto en esto y quedó endurecido”, dijo McDowell.

“En segundo lugar, ¿cómo podía moverse en tal estado, con esa piedra de dos toneladas, lejos de la entrada?”, añadió.

Valiéndose de la ciencia durante su investigación, Wallace y McDowell también refutaron otras teorías escépticas sobre la resurrección de Cristo, como la que afirma que las 500 personas que presenciaron al Señor con vida después de su muerte fueron una mera alucinación colectiva.

Josh McDowell reveló que entrevistó a expertos en el campo que atestiguaron que dos personas nunca pueden tener las mismas alucinaciones. “No hay antecedentes de alucinaciones grupales con el tipo de detalle que vemos en los evangelios”, agregó Wallace.

ÚNETE A NUESTRO GRUPO DE TELEGRAM PARA MANETER INFORMADA A LA COMUNIDAD CRISTIANA EVANGELICA.

El ateo que se convirtió en uno de los más grandes apologistas cristianos enfatizó que la pieza central de la fe cristiana es la verdadera historia de la resurrección de Jesús. “En mi investigación para refutar el cristianismo, me convencí de que la Iglesia nunca se habría fundado sin la resurrección. Todo lo que hicieron apuntaba a ello”, dijo.

Más de 50 años después de que descubrió que Jesús era en verdad el Hijo de Dios resucitado, le entregó su vida, McDowell dijo que el sacrificio en la cruz todavía lo conmueve.

“Me da la esperanza de que, así como Cristo resucitó de entre los muertos, yo también lo haré”, declaró el teólogo.