15 C
London
martes, mayo 24, 2022

50.000 personas son Bautizadas por primera vez en un lugar donde jamás habían escuchado el Evangelio

Un grupo de misioneros bautistas predican el evangelio al sudeste de Asia, este avivamiento espiritual ocurrió luego de que una niña local se convirtió en la primera cristiana de entre 50.000 personas no alcanzadas.

La conversión de Ruth al Evangelio de Cristo es el primer fruto del trabajo de los misioneros estadounidenses Robert y Eileen Hawkins, quienes vienen clamando a Dios desde 2013 por la salvación de la comunidad local.

Los predicadores contactaron al grupo no alcanzado a través del líder de la aldea Rubén, quien los recibió en su casa en distintas oportunidades. A partir de ese momento, equipos de misioneros visitaron al grupo que nunca había oído hablar de Jesús.

Cerca de la casa de Rubén vivía una viuda a quien los misioneros nunca llegaron a conocer, la madre de Ruth. En ese momento, la joven había dejado el pueblo para buscar trabajo en el mismo pueblo donde vivían Robert y Eileen.

En ese lugar, Charissa Taylor, otra misionera bautista, había abierto una escuela de idiomas para enseñar el idioma local a los extranjeros. Una de las primeras maestras que contrató Clarissa fue Ruth.

A través de este suceso la joven conoció el Evangelio, aunque ya había escuchado sobre Jesús de un cristiano nacional que le dio algún material bíblico. Desde ese momento, Ruth cambio la manera de pensar respecto a los creyentes. Clarissa y los misioneros Hawkins eran diferentes para ella.

“Su corazón comenzó a latir y el espíritu de Dios comenzó a trabajar en ella de manera Sobrenatural”, afirmo Robert. Clarissa empezó a predicar la Palabra de Dios al corazón de la joven y la pareja Hawkins le contó las historias de la Biblia.

El año pasado, los padres de Clarissa se acercaron a la escuela para ayudarla y su madre brindó capacitación para maestros. Al concluir el evento, clamó a Dios junto a ellos y Rut fue tocada por el Espíritu Santo. “Ruth se derrumbó y lloró”, comentó Clarissa.

A partir de allí, la joven les contó a los misioneros un sueño que había tenido en el que vio una luz brillante que ayudaba a la gente, y ellos le explicaron que era Jesús.

A pesar de los temores de rechazo de su familia, Ruth se entregó a los pies de Cristo y se convirtió en la primera persona de su comunidad en ser bautizada en 2019.

En la región de Ruth, el cristianismo es visto con gran sospecha, algo que el gobierno local enseña activamente. Aún así, el joven cristiano está compartiendo las buenas nuevas.

Latest news
Related news